Maniobras

Categoría:

Maniobras

“Sólo cuando conoces cada detalle de la condición del terreno puedes maniobrar y luchar” Sun Tzu

Las intenciones no son perceptibles al ojo humano, sólo son conocidas por aquel que las posee. Ya las palabras y los hechos son manifestaciones del foro externo y unas pueden oírse en cuanto los otros pueden verse o palparse. Hace pocos días escuchamos que el canciller Solá llamó a los países miembros del G20, durante su última cumbre, a venir a nuestro país para traer inversiones y así motorizar el mercado de trabajo, una vez pasada la pandemia. Aclaró, como para poder darle énfasis a su pedido, que el gobierno iba a honrar sus deudas.

El funcionario olvidó que nada se asemeja más al arte de la guerra que el marketing empresarial. Si buceamos un poco vamos a ver que, en éste, se usan muchos términos de cuño castrense y, tal vez, el más destacado sea: “Campaña”. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española Campaña significa, en su segunda acepción: “Conjunto de actos o esfuerzos de índole diversa que se aplican a conseguir un fin determinado”.

El planeamiento estratégico, parafraseando al diccionario de la RAE, se hará a través de una campaña y será el puntapié inicial para llevar a cabo cualquier esfuerzo de manera ordenada hacia un objetivo determinado y el mismo dependerá de varios factores agrupados en: internos y externos. Entre los factores internos están los medios a emplear, los recursos y para analizarlos, entre otros modelos, contamos con el FODA, (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), que ya fuera mencionado en una entrega anterior. Es dable destacar que los externos deben ser los primeros a ser puestos bajo la lupa ya que, por su naturaleza, no dependen de las acciones -o deseos propios- de quién tomará la decisión. Para tal fin Liam Fahey y V. K. Narayanan, en su obra titulada “Macroeviromental Analysis for Strategic Management” presentaron una matriz llamada, según su acrónimo en Castellano: “PEST” que se refiere a los factores Políticos, Económicos, Sociales y Tecnológicos. Años después, y para complementar dichas variables, se sumaron el factor Ecológico/Ambiental y el Legal, adoptando la sigla final: “PESTEL”.

Está claro entonces, más allá de los pedidos que se formulen desde el estado que sea, que el decisor empresarial -por uso, costumbre y conocimiento técnico-, al primer punto que va a analizar antes de tomar acción, va a ser al Político. ¿Y a qué se refiere éste en particular? Se refiere a un amplio espectro de temas tales como la ideología del gobierno de turno, sus decisiones a nivel económico -cuyos efectos luego se analizarán puntualmente en el apartado correspondiente- al funcionamiento de los poderes -si son independientes, o no-, a la relación entre el gobierno nacional y los gobiernos subnacionales, a la estabilidad política, a las leyes específicamente laborales, a la política monetaria, a la política impositiva y cómo confluyen todas estas variables en el mercado. También es importante destacar que lo referente a salud y educación juega un rol preponderante ya que de no existir políticas bien determinadas en este sentido, los futuros trabajadores no van a contar con los requerimientos mínimos e indispensables para poder desarrollar correctamente su función. También se suman tópicos tales como la creación de una sociedad, la asignación del capital, la posibilidad de poder desarrollar el objeto de la misma, el manejo de las ganancias y la relación con los empleados en general, desde su contratación hasta su desvinculación.

Claro está que, para esto, conforme el tamaño de la empresa o de la inversión que se quiera realizar, los empresarios buscarán asesorarse en cada uno de los puntos expuestos con la mayor cantidad de información posible y para eso recurrirán a los servicios de profesiones especializados que cuenten con la experiencia, solvencia y conocimiento para dotar al decisor, de las herramientas suficientes para que pueda ejecutar a su estrategia.

En la actualidad, y retomando las palabras del inicio, sería bueno que el canciller dejara de hacer “fulbito” para la tribuna, ya que con las condiciones que el actual gobierno maneja la economía y su relación con los Poderes Legislativo y Judicial, sumando a esto los decretos que tratan el tema de la doble indemnización más el cepo al dólar y el cuasi corralito que en práctica se aplica,  cualquier profesional respetable, apenas con tres renglones para la primera letra del análisis PESTEL, indicaría que la Argentina no es una plaza a ser considerada ya que, en las actuales circunstancias, políticamente es inviable . Es clara la intención del ingeniero Solá que en poco tiempo -desconociendo estos mínimos recursos de análisis- va a culpar a los miembros del G20 por no haber venido a invertir a nuestro país y, por consiguiente, va a intentar responsabilizarlos de su fracaso como gestión que, hasta el día de hoy, ya se coloca entre las más torpes, desangeladas y perjudiciales de la historia Argentina.

 

Por Ricardo Urresti para Mentor Político

shares
Abrir chat
1
¿Podemos ayudarlo?
Bienvenido!
Hola! ¿Tienes alguna consulta? Estamos para ayudarte.