Facebook
Twitter
LinkedIn

Usos y Costumbres: cambio organizacional

Los que trabajamos tantos años en organismos públicos escuchamos muchas veces la frase “siempre se hizo así” o “trabajamos de esa manera acá” o la frase más famosa de todas “usos y costumbres” como un estilo de trabajo que, porque se realiza hace muchos años de la misma forma, quiere decir que está bien o es efectivo.

Todo proceso de trabajo que se realiza igual con el correr de los años no suele ser el correcto. No hay que tenerle miedo a la innovación. No hay que temerle a la posibilidad de generar cambios en los procesos. 

En los últimos años se ha puesto en discusión las formas de trabajo dentro de los organismos públicos, si los procesos que se realizan son los correctos y si los servicios que brindan son los que la ciudadanía realmente necesita.

Gracias a mi experiencia, como partícipe activo para hacer más eficiente los servicios del Estado, creo fundamental la adopción de herramientas que generen una administración más flexible y dinámica en los equipos de trabajo, con objetivos cortos, claros y medibles. Además, incluir la participación ciudadana es fundamental para aportar la cuota que el funcionario o empleado público no puede ver.  

En este nuevo paradigma de trabajo podemos implementar modernas formas de administrar. Nuevas ideas, que superen las que se vienen llevando a cabo durante tanto tiempo. Estas metodologías nos pueden llevar al éxito en nuestra gestión pública, pero para ello debemos tener en cuenta algunos puntos.

Como todo en la vida, los logros importantes, que tengan impacto en la sociedad requiere de mucho esfuerzo y compromiso de nuestro equipo. La elección de las personas que van a trabajar con nosotros. Ellos van a ser los encargados de que sea un logro o un fracaso la gestión, por ende deben estar en su mayor potencia. Uno como líder debe ir guiando y acompañando el buen seguimiento de la estrategia establecida. 

Entendemos que la realidad de una organización pública es compleja, con mucha burocracia y no siempre las buenas prácticas pueden llevarse a cabo de la manera que uno desea. Ahí tiene que aparecer nuestro liderazgo para que el trabajo del equipo no se detenga antes los obstáculos y siga siendo constante. Como dice Arthur Thompson en su libro “Administración estratégica”,  la estrategia de una Organización consiste en una combinación de movimientos competitivos y el enfoque que sus integrantes le dan para llevar a cabo los objetivos para así satisfacer al público apuntado. Por ende, que cada participante del equipo tenga sus responsabilidades claras y vaya realizando informes periódicos es clave. Que todo el equipo sepa del trabajo del otro. Reuniones diarias cortas de veinte minutos puede ser un buen método de comunicación entre ellos para ir contando el trabajo que va realizando cada uno. Muchas veces suele pasar que aparezca un dificultad que puede solucionarse más rápido en esas reuniones con la participación de todos. 

Es muy importante adecuarse al presupuesto y a los recursos que contamos. Según el Organismo o el sector donde nos encontremos puede variar, me ha tocado colaborar en proyector de muy bajo presupuesto y se ha podido lograr cambios muy importantes en los procesos, lo que puedo asegurar que con gestión los objetivos se cumplen. 

Por último, hay que enfocarse en el control de los resultados, midiendo el desempeño en todo el proceso y apuntar al cumplimiento de las metas establecidas y previstas.

Esto puede generar un ambiente competitivo dentro del sector público, poniendo el profesionalismo y compromiso como base del trabajo diario, adquiriendo nuevas herramientas, como pueden ser las tecnológicas y procesos más ágiles y menos burocráticos, enfocado en la eficiencia organizacional, utilización de la menor cantidad de recursos posibles y mejorando la transparencia de los procesos, generando satisfacción en la población a la que nos dirigimos.

Así que ya sabemos, hacer salir al equipo de trabajo de su zona de confort puede llevarnos cumplir nuestras principales metas y generar gran satisfacción en la comunidad a la que apuntamos, el trabajo no es fácil pero con nuestra ayuda van a poder alcanzar todos sus logros.

 

Por Cristian Jorio, para Mentor Político

Más Análisis

nadie escucha a milei

No, nadie escucha a Milei

Sin la válvula de escape que representa Milei hoy, la democracia argentina realmente sí se encontraría amenazada.

Abrir chat
1
¿Podemos ayudarlo?
Bienvenido!
Hola! ¿Tienes alguna consulta? Estamos para ayudarte.